lunes, 16 de octubre de 2017

Nuestro fuego no quema. Llama a la acción.

Este #LunesDePoesía...
Nuestro fuego no quema. Llama a la acción.
Desde ayer rabiosas por la falta de medios para apagar los fuegos en Galicia. Por las políticas de recortes que redundan en la vulnerabilidad de los cuerpos y de la naturaleza que nos rodea. Por la violencia contra los cuerpos y la naturaleza que nos rodea. Rabiosas, tenemos el pecho lleno de fuego. Un fuego que no quema. Que llama a la acción.
Y nos acordamos de este poemita de Alejandra Pizarnik, que cae sobre nosotras como gotas suaves.
“Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña”.

(imagen de Christian Schloe)

lunes, 9 de octubre de 2017

Tristeza. Cansancio. Y la rabia para levantarse y actuar.

Estamos imbuidas en motivos que nos llevan a la tristeza, al cansancio. El ruido. Las voces vacías. La violencia. Las asesinadas, el pavor de lo irreversible. Sólo en octubre nos faltan seis mujeres y un bebé porque las han matado.


El cansancio

El cansancio.
De nuevo, el
cansancio.
El esfuerzo por 
sobrevivir.
Reiterado



Observar las nubes.

Dentro.

Barrer.

Dentro.


Elegir quedar.


                                       Toda nube

lleva una trayectoria. Asumir

la trayectoria. Imposible

barrer todo siempre. Está el

cansancio.


                              Aunque también el de

las trayectorias. De ver pasar las nubes.

También ese cansancio.



                                                  Entonces,

por un momento, ahora.

Sin voluntad. Y casi está bien.

Hasta pensar el estar bien y convertirlo

en nube. En trayectoria.



Chantal Maillard (Bruselas, 1951- )
En Hilos (2007), editado por Tusquets



Sin embargo. Pensamos juntas nuevas formas de ser. Nuevas estrategias, viejas estrategias. Otras formas de ser. 
Humanas y libres.


Meditación en el umbral

No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoy
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.
Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.
Otro modo de ser humano y libre.
Otro modo de ser.

Rosario Castellanos (Ciudad de México, 25 de mayo de 1925-Tel Aviv, Israel, 7 de agosto de 1974)


Estos días Ada Colau escribía en twitter: “me he despertado triste pero no resignada”. Audre Lorde escribía en La hermana, la extranjera que no conocía usos creativos de la tristeza, pero sí de la rabia. La rabia creadora que arde en el pecho y nos impulsa a actuar. Juntas. No nos resignamos. Porque hay rabia. La rabia que lleva a la acción. Y queda mucho por hacer.



Y AÚN ASÍ... YO ME LEVANTO

Tú puedes escribirme en la historia
con tus amargas, torcidas mentiras,
puedes aventarme al fango
y aún así, como el polvo... me levanto.
¿Mi descaro te molesta?
¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
Porque camino
como si fuera dueña de pozos petroleros
bombeando en la sala de mi casa...
Como lunas y como soles,
con la certeza de las mareas,
como las esperanzas brincando alto,
así... yo me levanto.
¿Me quieres ver destrozada?
cabeza agachada y ojos bajos,
hombros caídos como lágrimas,
debilitados por mi llanto desconsolado.
¿Mi arrogancia te ofende?
No lo tomes tan a pecho,
Porque yo río como si tuviera minas de oro
excavándose en el mismo patio de mi casa.
Puedes dispararme con tus palabras, 
puedes herirme con tus ojos,
puedes matarme con tu odio,
y aún así, como el aire, me levanto.
¿Mi sensualidad te molesta?
¿Surge como una sorpresa
que yo baile como si tuviera diamantes
ahí, donde se encuentran mis muslos?
De las barracas de vergüenza de la historia
yo me levanto
desde el pasado enraizado en dolor
yo me levanto
soy un negro océano, amplio e inquieto,
manando
me extiendo, sobre la marea,
dejando atrás noches de temor, de terror,
me levanto, 
brindando los regalos legados por mis ancestros.
Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.
Me levanto.
Me levanto.
Me levanto.

Maya Angelou (Saint Louis, 4 de abril de 1928 - Winston-Salem, 28 de mayo de 2014)
Aguardamos la publicación en castellano de su obra poética, mientras gozamos escuchándola. https://www.youtube.com/watch?v=JqOqo50LSZ0

jueves, 5 de octubre de 2017

Charla abierta sobre Educación Creadora

EL ViErnEs a las 18:30 acogemos en la libre una interesante charla sobre la Educación Creadora
de mano de María Ayuso y Carmen García Corrales.
<<El término educación creadora es una fórmula que Stern creó hace cuarenta años para trazar una distinción entre el juego de pintar y la educación artística. Según él, la educación artística destruye toda posibilidad de jugar. Se utiliza el orgullo de los niños y niñas exponiendo sus obras, exhibiendo su trabajo. Para Stern, esto es un insulto al arte y un peligro para la criatura, que ve deteriorado su juego y tarda meses en recuperar la espontaneidad. Frente a esto, Le Closlieu permite la recuperación del juego de pintar. Cualquier persona tiene una memoria orgánica muda que se puede avivar. Esto supone un proceso, y por lo tanto no es creación. Ésa es una de las claves: el niño o la niña no crea nada sino que satisface una necesidad. Y como todo proceso, supone duración y regularidad. No es un encuentro fortuito. Es un camino largo.>>
(por si queréis leer más----> https://www.diagonalperiodico.net/…/otra-mirada-hacia-dibuj… )
No hace falta que traigáis papel

lunes, 2 de octubre de 2017

Placer en el cuarto propio



“Mi vela arde por ambos lados;
no durará toda la noche…”
Edna St Vincent Millay
En Un palacio en la arena (2017)


“…este cuarto dentro de mi exige luz”
Mary Norbert Körte
En Beat Attitude.
Antología de mujeres poetas de la Generación Beat (2015)


¿Y si tratáramos el placer como una forma de resistencia frente a las prácticas patriarcales y del corrosivo sistema productivo? No hablamos de la búsqueda del placer sino de su encuentro, de su cobijo en nuestra cotidianidad. ¿Y si el placer fuera una forma de autocuidado? Esa mano en tu cuerpo, el sol en la cara, el olor de la lluvia, el tacto de la página. ¿Y si placer significara parar? Y con ello desafiar las prácticas del resultado y del objetivo y del producto. Un placer subversivo, que plantara cara a la represión, a la norma, a la asfixia del sistema. ¿Y si la ausencia de placer apagara la luz del cuarto propio? Hoy, poesía-lumbre, luz y calor en todas las habitaciones.


No puede haber pecado en esta entrega,
en este deshilarse impidiendo la nada,
en este acto de fe.
Que a nadie se le ocurra venirnos con un cuento
lleno de represión y negaciones.
Quien no percibe la generosidad
de mi piel y tus manos
no debe hablar.

De su libro Pecados (2005)
Y recogido en Antilogía/ Raíces (2017) (ed. Ya lo dijo Casimiro Parker)

Amalia Bautista. Poeta madrileña nacida en Madrid en 1962.
Su poesía se yergue frente al desconsuelo y el pesimismo, derramando fuerza en los momentos oscuros del desamor y la desesperanza.
Sus libros más recientes son Roto Madrid (2008), Tres deseos (2010) y Falsa pimienta (2013), todos ellos publicados en Renacimiento.