Se acerca la Feria del Libro de Madrid. Apuntad: CASETA 94
Y el Sábado 27 de mayo, tenemos una cita...

martes, 9 de mayo de 2017

Gabinete de Urgencia Feminista!!!

El próximo GUF! será el viernes 12 de mayo
a las 19.30 horas
En esta ocasión: MADRE HAY MÁS QUE UNA
Con Silvia Nanclares y Mir E. Cádiz



 "Maternidades, precariedad, deseos, cuidados, escritura y desafíos del feminismo 
(congelación de óvulos, maternidad subrogada) 
Como invitación, os dejo un fragmento de un texto de Gabriela Wiener "¿De verdad puedo parar?": 

"¿De verdad puedo hacer abandono de trabajo y de hogar sin alterar el esperable ciclo de la vida de mi tribu? ¿De verdad puedo parar? Como en un relato distópico de Margaret Atwood, un mundo en el que pararan (de verdad pararan) las mujeres se parecería mucho a nuestro mundo. Seguiría rodando como un balón de fútbol en los pies del patriarcado, más o menos como ahora. Pero solo por un instante. El verdadero apocalipsis empezaría al segundo siguiente. En ese momento, el mundo de las mujeres inmóviles, más que una película de catástrofes, se parecería a un psicodrama, con la otra mitad de la población intentando cubrir con atrezo las funciones invisibles, hechas pasar por “identitarias”, que para algunos constituyen terrenos completamente inhóspitos que delegó en la otra mitad.

Y, de repente, poco a poco, como cuando se apaga una enorme máquina, vieja y desgastada, comenzaría a ir cada vez más lenta hasta que todo se detendría con un pozo de silencio. ¿Quién diablos va a hacer todo el “trabajo sucio” para que la otra mitad de la población pueda dedicarse a las “cosas serias” y la máquina siga marchando? Nadie. Por eso hay que empezar a buscar una máquina nueva, completamente distinta. En eso están las mujeres. De eso quieren hablarte hoy. De cómo sostener la vida también cuesta tiempo, sangre y esfuerzo, y supone para ellas postergaciones infinitas. De que aquello de madre, esposa y ama de casa no las define más. De la esclavitud moderna instaurada porque a todo el mundo le parece normal confundir trabajo gratuito con trabajo remunerado (el tipo de trabajo que sí importa, llámalo privilegio, llámalo derechos); confundir el cuidado de los hijos y mayores (de sus pañales y emociones) con tareas domésticas mal repartidas; confundir amor (romántico) con empresa familiar (la que se mantiene por el trabajo precario o no pagado de algunas)".


 

No hay comentarios: